Diversas organizaciones que trabajan con jòvenes, presentaron esta tarde una investigación sobre la violencia a la mujer y hombre joven en los departamentos de Chalatenango, Usulutàn, La Paz y la Libertad.

Monica Calvo, miembra e invetigadora de la Asociación de Investigaciòn y Especialización sobre temas Iberoamericanos (AIETI) manifestó que las cifras son alarmantes, pues la situación de la violencia en El Salvador afecta varios factores como la Educación y el empleo.

De acuerdo con la investigadora, hay una agudizaciòn de la deserciòn escolar por razones de seguridad. Segùn el MINED entre 2009 y 20014 se han incrementado un 120% en los niveles de deserción debido a la delincuencia en la educación bàsica y media”, manifestò.

“Falta de incentivos y oportunidades para la poblaciòn joven unida a imperativos de la división social de roles y estereotipos sobre la maternidad fuertemente arraigados lo que genera una alta tasa de embarazo”, añadiò.

Pese a los datos que arroja la investigación, los esfuerzos del actual gobierno por mejorar las condiciones de vida de la juventud, a través del Instituto Nacional de Juventud (INJUVE) han dado aportes significativos para el desarrollo y liderazgo juvenil, una de las recomendaciones de las organizaciones al final de la investigación.

La ampliación de los útiles escolares para bachillerato, la entrega del vaso de leche, uniformes y demás programas de asistencia que se le da a la comunidad educativa, mujeres, campesinos y adultos mayores, entre otros, son ejemplos del compromiso de la actual administración gubernamental.

La iniciativa de la investigación son de EIETI, CBC, CRIPDES, LAS DIGNAS, COOPERACCIO y Colectiva Feminista.