El Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) y el Comité de Voluntarios “Corazón de Juventud” inauguraron la primera Escuela de Formación de Voluntariado, este 6 de octubre de 2016.

 

La Escuela de Voluntariado busca formar a unos 200 jóvenes y contribuir a la disminución del índice de violencia y garantizar el buen vivir contemplado en el Plan Quinquenal de Desarrollo.

 

Durante la inauguración la directora del INJUVE, Yeymi Muñoz, dijo que “el voluntariado es una herramienta de transformación social, ya que, despierta valores como: La solidaridad, la vocación de servicio y el amor al prójimo”.

 

En los talleres, los participantes serán formados en: La Política Nacional y Ley General de Juventud, Ley de Voluntariado, Modelo de Prevención que impulsa el INJUVE mediante la política de prevención de la violencia y garantía de la seguridad.

 

La teoría irá  acompañada con el trabajo de campo a través de la campaña #AmoElSalvador.

 

Rodrigo Cativo, integrante del Comité Corazón de Juventud, manifestó que con la primera Escuela de Voluntariado del país, “damos un paso adelante. Hoy marcamos un antes y un después. Seremos aliados estratégicos del INJUVE, vamos a sumar, iremos a cada centro escolar para formar a los jóvenes, porque sabemos que el tejido social de nuestro país está mal, pero no vamos a hacer nada con criticar, más bien vamos a sumar”.

 

En la primera promoción, que inicia este 6 de octubre de 2016, serán formados unos 40 jóvenes hasta el 5 de diciembre de 2016, en el marco del Día Internacional del Voluntariado.

 

Para poder formase en le escuela, el joven debe tener espíritu de servicio y colaboración; así también disposición para cumplir con la asistencia a  clases.

 

Podrán inscribirse personas entre las  edades de 15 a 29 años, que estén inscritos al sistema educativo formal u otras iniciativas de organización, ya sean culturales, sociales, artísticas o medio ambientales.

 

Al final de la capacitación las y los jóvenes recibirán un diploma que los acredite como voluntarios.

 

Con la escuela se espera incrementar la participación de jóvenes con mayor conciencia social, facilitar herramientas de formación a la población del sector de Santa Lucía y elevar el porcentaje de voluntarios activos en el Centro Juvenil de Ilopango.