El Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) es una institución de reciente creación que surge con la entrada en vigencia de la Ley General de Juventud, el 14 de febrero del 2012.

Su razón de ser es la juventud misma, bajo la premisa de que el Estado tiene la obligación de reconocer los derechos y deberes de la población joven, así como promover y garantizar mejores oportunidades con el fin de lograr su inclusión con equidad en el desarrollo del país.

 

¿Cómo nace el INJUVE?

El documento que registra el proceso de formulación de la Política Nacional de Juventud se apunta el compromiso adquirido por el entonces candidato a la Presidencia, Mauricio Funes, de crear “Un ente de rango ministerial, el cual se encargará de tomar acciones formulando y coordinando políticas, ejecutando programas, estrategias y gestionando recursos e instrumentos necesarios para la ejecución de los diferentes programas y espacios juveniles del país. Que sea un ente rector sobre los temas de juventud y que cuente con un presupuesto suficiente para cumplir con todas sus obligaciones”.

 

Dirección Nacional de Juventud (2009-2011), el primer paso por la juventud

Para dar cumplimiento a su promesa de campaña, el Presidente de la República, Mauricio Funes, creó en el 2009, la Dirección Nacional de Juventud, adscrita a la Secretaría de Inclusión Social.

Una de las tareas encomendadas a esta Dirección fue la realización de un diálogo con más de 8,000 jóvenes de los 262 municipios del país para recoger insumos que permitieron realizar el primer documento borrador de la Política Nacional de Juventud.

El proceso de formulación de la Política de juventud finalizó en el 2010 y fue entregado al Presidente de la República el 19 de agosto durante la realización de la primera Feria Nacional de Oportunidades, Juventour.

 

Consejo Nacional de la Juventud (2011-2012): fortaleciendo la institucionalidad

Con el fin de fortalecer la institucionalidad que velaría por los jóvenes, el Presidente Mauricio Funes creó el 31 mayo de 2011, por decreto ejecutivo n° 63, publicado en el Diario Oficial N°391, el Consejo Nacional de la Juventud (CONJUVE), a fin de que asumiera las funciones que desempeñaba hasta ese momento el Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP).

Esta nueva institución tendría como responsabilidad la formulación y rectoría de la Política Nacional de la Juventud, especialmente en lo referido a la prevención social de la violencia juvenil.

Entre las atribuciones que se le dieron al CONJUVE, según el artículo 4 del referido decreto son:

  1. Organizar y brindar atención a la juventud salvadoreña en materia de asistencia social, cultural, recreación e incorporación a procesos productivos, a fin de alcanzar el desarrollo integral de los jóvenes;
  2. Definir e instrumentar una Política de Juventud que permita incorporar plenamente a los jóvenes a la sociedad;
  3. Promover e implementar la Política de Juventud, por medio de la ejecución de proyectos y programas en los temas relacionados con sus fines;
  4. Asesorar al Órgano Ejecutivo en la planeación de programas de las políticas y acciones relacionadas al cumplimiento de sus fines;
  5. Proponer al Presidente de la República las reformas legislativas o reglamentarias que fueren necesarias para implementar la Política de Juventud; y,
  6. Aprobar la celebración de convenios con entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales, para el cumplimiento de sus funciones.

El CONJUVE fue la institución que diseñó las primeras estrategias de apoyo integral para la juventud salvadoreña, especialmente en lo referido a la prevención social de la violencia juvenil, que posteriormente sirvieron de base para el trabajo del INJUVE. El aporte principal del CONJUVE fue la materialización de la Primera Política Nacional de Juventud, la cual surgió producto del Dialogo Nacional de Juventud que se llevó a cabo por parte de la Dirección Nacional de la Juventud de la Secretaría Nacional de Inclusión Social.

 

Instituto Nacional de la Juventud (2012-a la fecha): meta cumplida

La Asamblea Legislativa aprobó en noviembre de 2011 la primera Ley General de Juventud, con la cual se establece el marco jurídico y la institucionalidad que dirigirá las acciones del Estado en la implementación de políticas públicas, programas, estrategias y planes para el desarrollo integral de la población joven del país. Es importante mencionar que el anteproyecto de la Ley de Juventud permaneció por 10 años “engavetada” en la Comisión de Turismo, Juventud y Deporte.

Con la aprobación del Decreto Legislativo N° 910, los Diputados establecen la creación del Instituto Nacional de Juventud, INJUVE, como una institución descentralizada de la Presidencia de la República y que tiene como misión de formular, dirigir, ejecutar y vigilar el cumplimiento de la política nacional de juventud.

El INJUVE se convertiría desde el 14 febrero de 2012 (fecha en la que se hace la transición entre el CONJUVE a INJUVE) en un actor clave en la generación y difusión de información y conocimiento, en la formación de recursos humanos, en el diseño y la evaluación rigurosa de planes y programas, y en el desarrollo de acciones de incidencia para realzar las políticas de juventud en el marco de la agenda pública.

Es así como el INJUVE inicia su trabajo para beneficiar a la población joven de El Salvador, definiendo objetivos y metas de corto, mediano y largo plazo, para dar respuesta a las necesidades presentadas por los jóvenes en el diálogo nacional.